Navigation – Plan du site

Introducción

Cet article est une traduction de :
Éditorial
Autre(s) traduction(s) de cet article :
Editorial

Texte intégral

1El dossier central de este número se propone interrogar a la literatura desde la categoría de lo “falso”. Sin que haya necesidad de referirse a la desvalorización platónica de los poetas “que no saben de lo que hablan”, desvalorización que podemos asociar a un “régimen ético” e históricamente fechado del arte (J. Rancière), no nos queda sino reconocer que son varias las estrategias que juegan con esta categoría: imposturas literarias, falsificación de identidades autorales o narrativas, alteración de las categorías epistemológicas y genéricas de la obra. ¿Qué sentido dar a tal atracción por el travestismo, incluso la mistificación? ¿En qué medida lo falso constituye un elemento necesario a la verdad propia a la experiencia literaria?

2Los artículos del dossier se organizan en tres ejes de análisis: el primero se plantea el estudio de las diferentes estrategias de malversación que se concretizan en “engañosos inicios”, tanto del orden iconográfico como genérico. Estos umbrales en forma de “trompe-l’œil” apelan a un horizonte de expectativas que el escritor se aplica a deconstruir para subvertir las convenciones y los códigos establecidos. Lo “falso” designa en este caso una estrategia del “distanciamiento” que pasa por la cita capciosa de una norma que hay que desarticular.

3Hidoteshi Nakamura analiza de tal modo la subversión de una iconografía tradicional: el “falso” Juicio de Paris que constituye el frontispicio de La Philosophie dans le boudoir (La filosofía en el tocador) del marqués de Sade. Esta imagen liminar, acompañada por una leyenda sacada de la tragedia de Voltaire Oreste, juega el rol de una captatio benevolentiae al sugerir que el contenido de la obra es a un tiempo “galante” y filosófico, dentro de la tradición del Siglo de las Luces. Este “trompe-l’œil” no resiste sin embargo al análisis del redactor que descifra su “logogrifo”: a las figuras mitológicas de la tradición se substituye la imagen de una pareja de sodomitas, mientras que en la cita de Orestes se opera una inversión del pensamiento del Siglo de las Luces al remplazar el elogio volteriano de la naturaleza por la fantasía del matricidio de Sade.

4Daniela Tononi y Roger Tro Dého exploran por su parte otros “engañosos inicios” concernientes en esta ocasión a la categoría del género, esencial para la constitución del horizonte de expectativas del lector. Le Vol d’Icare (El vuelo de Ícaro) de Raimond Queneau, cuyo título sugiere por sí solo una estética del desplazamiento y de la escapatoria, es una “pseudo-novela” minada por la “forma-obra de teatro” que pone en escena a “una novela en el proceso de su escritura”. El objetivo, explica Daniela Tononi, es una reflexión crítica sobre la novela, sus cánones y límites en una forma que concretiza el concepto derridiano de la “participación sin pertenencia”: algo como así como la “anarquía del espacio literario”. De igual forma, es gracias a un procedimiento de contaminación genérica, abrevando en esta ocasión en las formas de la tradición oral, que el texto de Silence, on développe (Silencio, estamos revelando) d’Adiaffi pone en apuros al género de la novela: el “género sin género” del n’zassa, término que remite a la metáfora de la costura, se aplica en invalidar “la identidad-novela” indicada por el paratexto al invocar a todas las formas de la oralidad africana. Esta oralidad, comenta Roger Tro Dého, no hace sino explayar el “engaño” en la medida en que se relaciona con una tradición en la que el texto escrito subvierte por partida doble, tanto en el plano estético como en el político: si el texto adopta el rol de la figura del griot (o narrador de cuentos tribales africanos), también invierte su función “política” al ponerlo al servicio del pueblo y de los oprimidos en un compromiso socio-político que expone los problemas de la África contemporánea.

5El segundo eje de análisis se desarrolla en torno al complejo vínculo que existe entre escritura y verdad histórica: estos artículos exploran la frágil línea que separa el “escribir la historia” del “escribir historias”, y abordan la cuestión de la falsificación de la memoria por una verdad oficial que la ficción se aplica en desenmascarar.

6A partir del análisis de la novela de García Marquez, Cien años de soledad, Vera Elisabeth Gerling interroga los postulados de la historiografía tradicional y subraya el aspecto de “falso”, de “falsedad” que hay en todo relato histórico. Frente a las tentativas de manipulación de la memoria colectiva, la literatura se define como un espacio de resistencia en donde pueden tener lugar otros relatos. Guido Furci explora por su parte las fronteras entre documento y ficción en la obra de Melania Mazzucco, Lei così amata, biografía novelada de Annemarie Schwarzenbach. Confrontando el pensamiento de J. Rancière, según el cual “escribir la historia y escribir historias dependen de un mismo régimen de verdad”, el redactor analiza la forma en que la documentalista escritora “añade leyendas a la Historia” poniendo en duda la separación entre realidad y ficción.

7A través de un universo completamente diferente, el del mundo virtual del post-exotismo, Sarah André propone leer los procedimientos de falsificación de identidades y de género como “una mirada oblicua sobre la verdad histórica”. La “fabulación de la Historia” en A. Volodine, como la práctica de la heteronimia, remite a “una voluntad de subversión” y permite confrontar al lector con “verdades no oficiales” que incomodan.

8Por último, el artículo de Anne-Laure Rigeade permite abrir la perspectiva a la escena de la lectura. La redactora estudia el intertexto shakesperiano, y más específicamente, “la obra de la impostura”, Othello, en Les Mendiants (Los mendigos) de Louis-René Des Forêts y Orlando de Virginia Woolf. De la época barroca a la época moderna se opera un desplazamiento de la esfera ética a la esfera estética: la fuerza de lo falso ya no es condenada moralmente, sino celebrada en tanto que sugiere “una visión metamórfica de la literatura”. La lectura (la de Shakespeare por Wolf y Des Forêts, pero también cualquier lectura) está asociada a su vez a la fuerza creadora de lo falso como espacio de un “contrasentido” productivo. Y nos viene a la mente la definición que Paul de Man hace de la “buena” lectura como “misreading”: “By a good misreading I mean a text that produces another text which can itself be shown to be an interesting misreading, a text which engenders additional texts”.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

« Introducción », TRANS- [En ligne], 7 | 2009, mis en ligne le 06 février 2009, consulté le 17 novembre 2017. URL : http://trans.revues.org/282

Haut de page

Droits d’auteur

Tous droits réservés

Haut de page