Navigation – Plan du site
Université Invitée

Publio Ventidio Baso, en los márgenes de la historia y la literatura

Verónica Rafaelli

Résumés

Publius Ventidius Bassus, Julius Caesar's protégé and Mark Antony's lieutenant, was celebrated in the first century of our era by many of the most renowned authors of Antiquity: for his proficiency in the leadership of legions against the Parthian invasions, and for his political cunning and fidelity in the revolts that succeeded Caesar’s death. In the early 17th century, Shakespeare found inspiration in historical sources dealing with Ventidius's life and circumstances, recovered his figure dramatically and devoted a scene of Antony and Cleopatra to him. Late in the same century, Dryden reinvented and magnified him for his so-called "imitation of Shakespeare" in All For Love.

Publius Ventidius assumes different personae in each of these works: he is a mere incidental note in Plutarch's biography of Mark Antony; Antony's true decision-maker and lieutenant during the Mutina and Perusia wars in Appian's history; the only hero of the Parthian campaign in Cassius Dio's history; a measure of the protagonist's real greatness in Shakespeare's tragedy; and a sign of the clash between the old agonistic generation and the pragmatic youth in Dryden's heroic drama. These historical and fictional recreations will be of utmost interest in the present article.

Haut de page

Texte intégral

1

Las fuentes históricas de Publio Ventidio

  • 1 Publius Ventidius. Aclara Seaver (1952) que fue llamado Publius Ventidius Bassus por Aulo Gelio, Eu (...)

2No son pocas las fuentes que recuerdan las hazañas de Publio Ventidio1 : Aulo Gelio, Dión Casio y Apiano nos proveen de información sustancial sobre la vida de este hombre, que también fue celebrado en la poesía y la prosa de los primeros tiempos del Imperio por Plinio, Plutarco, Veleio Patérculo, Juvenal, Tácito, entre otros. En todas las fuentes conocidas se habla de él en los más altos términos ; incluso, si bien con reservas, en las obras de su enemigo político Cicerón. Se elogia no solo su imponente historial militar, sino también su sorprendente evolución desde los más bajos estratos hasta las altas jerarquías de la República ; su coraje inquebrantable, su incansable voluntad de trabajo y su modestia personal al servicio de Roma.

  • 2 Seaver (1952) estima que su puesto no excedía el de un centurión durante las guerras galas, y es po (...)

3Sin embargo, este héroe vive en los tenebrosos márgenes de la historia. Sin florecer aún en la más brillante etapa militar de Julio César2, oscurecido tal vez por el sino patético de Marco Antonio, y silente ya en el abrasador mediodía imperial de Augusto, nos llega su recuerdo fragmentado, marginal, utilitario solo en función de los mayores nombres de la historia romana.

4De origen piceno, Ventidio nació probablemente alrededor del año 90 a. C. Nada se sabe acerca de su niñez, excepto su captura como consecuencia de la victoria de Cneo Pompeyo Estrabón y el saqueo de su ciudad natal, Asculum, después de lo cual fue exhibido junto con su madre en el desfile triunfal del vencedor por las calles de Roma. El pobre oficio de mulero que ejerció en su juventud fue más tarde la fuente de bromas y desprecios por parte de sus enemigos políticos ; en el ejército halló por fin una salida a su miseria. Atrajo la atención de Julio César durante las campañas en Galia y actuó a sus órdenes durante la siguiente guerra civil : muy complacido, César lo nombró tribuno de la plebe y le otorgó un escaño en el Senado en 45 a. C. Los más importantes tenientes de César se aliaron a Marco Antonio después del magnicidio de marzo, Ventidio entre ellos ; en agradecimiento por sus servicios recibió el cargo de pretor en 43 a. C. Según Cicerón, en este año reclutó tropas para Antonio en Picenum. Fueron estas tropas las que decidieron el resultado de la batalla de Mutina en el mismo año.

5Ya acordado el triunvirato de César Octaviano, Marco Antonio y Lépido, Ventidio fue nombrado consul suffectus y enviado a la Galia Transalpina mientras Antonio se dirigía a Egipto. Durante la guerra perusina Ventidio se mantuvo prácticamente al margen del conflicto, ocupándose solamente de maniobras evasivas, movimiento errático de las legiones y reclutamiento de tropas : una decisión prudente, a la espera de instrucciones seguras emanadas del propio Antonio, quien guardaba silencio en Alejandría. En este accionar se observa la desconfianza de Ventidio en la autoridad de las órdenes de Lucio Antonio y Fulvia como representantes de Antonio. En 39 a. C. se firmó el Pacto de Brindisium, que reestablecía el triunvirato : mientras negociaba en Italia, Antonio envió a Ventidio como su legado en Asia para luchar contra Labieno, quien había traicionado a Roma uniéndose a las fuerzas partas, y contra el príncipe parto Pacoro, hijo de Orodes, en la que sería la campaña culminante de la carrera del antiguo cautivo piceno.

6Las tropas partas habían aprovechado la distracción que representaba la guerra perusina para invadir Siria y Palestina. Con once legiones y una fuerza especial de honderos –específicamente pensada para oponerse a los poderosos arcos partos, que finalmente fueron reemplazados por caballería pesada–, Ventidio atacó inmediatamente a Labieno, a quien acorraló contra las montañas de Taurus en una serie de batallas que terminaron con la destrucción de las fuerzas partas, la muerte en huída de Labieno y la defección de las tropas renegadas de regreso al ejército romano.

7Después de un período dedicado a la administración de las provincias recobradas, Ventidio atacó a las fuerzas partas restantes, que lo desafiaban en las Puertas de Amanus. Tomó el paso por medio de la estratagema y así recobró Siria sin entablar batalla campal, para ocupar Palestina antes de finalizar el año 39 a. C. De acuerdo con Flavio Josefo (Seaver, 1952), marchó sobre Judea y recaudó fuertes contribuciones del rey Antígono ; según Dión Casio, también de los reyes Antíoco y Malco. Gracias a estas dos victorias, y por haber actuado como legado de Marco Antonio, el triunviro recibió por segunda vez el título de Imperator y se le acordaron elogios y acciones de gracias.

8En 38 a. C. Pacoro reunió una vez más a su ejército e invadió Siria. Por medio de la que sería recordada como una de las más efectivas aplicaciones de la estratagema de la historia romana, Ventidio primero se aseguró el tiempo para desacuartelar su ejército, y luego situó y movió sus fuerzas de la manera más eficiente para presentar una batalla rápida y decisiva contra las catafractas partas que terminó con la muerte de Pacoro y la destrucción de su ejército. Fácil resultó entonces someter al resto de Siria, y la exhibición de la cabeza del príncipe parto en las ciudades rebeldes fue muy útil a este fin. Luego auxilió a Herodes con tropas para decidir la guerra contra Antígono en Judea, y avanzó sobre Samosata, donde Antíoco le hizo una oferta de mil talentos para negociar la paz. En ese punto se decidió una de las victorias de Ventidio sobre su Imperator : Ventidio rechazó la oferta y dispuso que Antíoco la dirigiera a Antonio, quien se aproximaba, y quien le había prohibido que pactara con el rey. Al llegar y hacerse cargo de la situación, Antonio relevó a Ventidio de todo mando, sitió largamente a Antíoco, y eventualmente negoció con él la paz por el pobre precio de trescientos talentos.

9A fines de 38 a. C., Ventidio, apartado ya definitivamente de su celoso y ofendido superior, retornó a Roma a recibir sus honores como único vencedor de los partos. Roma acordó a Antonio por tercera vez el título de Imperator, un desfile triunfal por la victoria final sobre Pacoro, y un agradecimiento público ; pero esta vez Ventidio también fue recompensado y compartió estos dos últimos honores. Era ya evidente que la victoria le pertenecía exclusivamente, y su general nada había hecho para contribuir a ella. Su desfile triunfal tuvo lugar el 27 de noviembre de 38 a. C., y es esta la penúltima noticia que se tiene de él. Nunca más recibió mando de Antonio ni de César Octaviano, y se estima que murió poco después : el funeral público con que se lo despidió fue su postrera aparición en las páginas de la historia.

Testigo silencioso

  • 3 Véase Attwater A.L., "Las fuentes de Shakespeare", en Granville-Barker y Harrison (1952).

10De todas las fuentes que mencionan la brillante carrera de Ventidio, sabemos con certeza sobre la base de la evidencia textual3 que Shakespeare conoció al menos dos : la Vida de Antonio de Plutarco, en la traducción de North (1579), y la Historia Natural de Plinio el Viejo, en la traducción de Holland (1601).

11En la obra de Plutarco, Ventidio es un personaje absolutamente marginal, que solo aparece en dos apartados, el XXXIII y el XXXIV. En el primero se menciona su primer despacho a Asia, y más tarde los banquetes y combates públicos que Antonio organiza en Atenas al recibir las noticias de la victoria sobre los partos y la muerte de Labieno y Farnabates, los generales enemigos. En el apartado XXXIV se relata la tercera y final victoria sobre los partos, la muerte de Pacoro y la negociación con Antíoco. Hay en esta sección dos anotaciones importantes que darán el tono a la caracterización shakespeariana : dice Plutarco, en traducción de Ranz Romanillos (1847) :

  • 4 Plutarco obvia recordar que Ventidio había ganado su honroso renombre ya bajo Julio César.

Contúvose Ventidio de seguirles más lejos el alcance [a los partos] por temor de la envidia de Antonio ; mas sojuzgó a todos los que se habían rebelado, y cercó a Antíoco Comagenes en la ciudad de Samosata. Proponiéndole éste que entregaría mil talentos y quedaría a las órdenes de Antonio, le mandó acudiera a Antonio mismo, el cual ya se hallaba cerca, y no permitía que Ventidio concluyera el tratado con Antíoco, queriendo que este acto tomara de él el nombre, y no sonara todo hecho por Ventidio. Prolongábase el sitio, y los de adentro, luego que desconfiaron de la paz, se defendían vigorosamente ; por lo que, viendo Antonio que nada adelantaba, avergonzado y arrepentido a un tiempo, se dio por contento de concluir el tratado con Antíoco en trescientos talentos. Arregló enseguida en la Siria algunos negocios y, regresando a Atenas, dispensó a Ventidio los honores que le eran debidos, y lo envió a obtener los del triunfo. Hasta ahora éste es el único que hubiese triunfado de los partos : hombre de nacimiento oscuro, y que sólo debió a la amistad de Antonio la ocasión de emprender grandes hazañas[4] ; con lo que se confirmó lo que se decía de Antonio y de César : que eran más afortunados mandando por medio de otros que por sí mismos.

12Por su parte, Plinio anota que la fortuna fue generosa –pero cambiante– con Ventidio, y menciona que había sido llevado una o dos veces como cautivo en una procesión triunfal después de la victoria de Cneo Pompeyo ; y que solía rentar mulas a los panaderos del ejército. Menciona también sus muy pobres comienzos como soldado raso.

13No obstante la brevedad de estas menciones, es evidente que Shakespeare se inspira en Plutarco para crear la amarga intervención de Ventidio en Antonio y Cleopatra (1607). Descrito en los Dramatis Personae como "friend to Antony" ("amigo de Antonio"), hace una primera aparición silenciosa en II.ii.14 : entra en escena acompañando a Antonio a la conferencia de los triunviros en casa de Lépido. El anfitrión no comenta su presencia ("Here comes / The noble Antony", "Aquí llega el noble Antonio"), y su única participación en la acción es oír el comentario que Antonio le dirige : "If we compose well here, to Parthia. / Hark, Ventidius" ("Si aquí llegamos a un buen acuerdo, a Partia. Escucha, Ventidio", II.ii.15-16). Luego hay una segunda aparición, silenciosa también, en II.iii.41-43, en la que Antonio le imparte su mando en tres escasos versos : "O, come, Ventidius, / You must to Parthia. Your commission’s ready; / Follow me and receive’t" ("Acércate, Ventidio: debes ir a Partia. Tu nombramiento está listo ; sígueme y recíbelo"). Ventidio sólo interviene realmente en III.i, alejado del núcleo de la obra, en una llanura siria, en desfile triunfal con el cuerpo de Pacoro.

14Esta intervención ocurre luego del báquico banquete en la nave de Sixto Pompeyo, el "Alexandrian feast" ("festín alejandrino", II.vii.97) de reconciliación entre los triunviros y los partidarios de Pompeyo. Resuenan aún en nuestros oídos "these drums! these trumpets, flutes!" ("¡estos tambores !, ¡estas trompetas, flautas !", II.vii.133), y los etílicos cantos de regocijo para despedir a Neptuno, cuando vemos aparecer el solemne espectáculo del victorioso guerrero a la cabeza de su desfile –que, anacrónica pero eficazmente, alude a su marcha triunfal romana–, llevando frente a sí el cuerpo respetado de su enemigo. El contraste no podría resultar más chocante. Ventidio se llama a sí mismo el vengador de Marco Craso, y ante la sugerencia de su camarada Silio de que trate de ganar el favor de su "grand captain" ("gran capitán", III.i.9), Antonio, arrasando Media, reflexiona tristemente : "I have done enough" ("He hecho suficiente", III.i.12).

15Para realzar aún más el contraste entre la hipócrita diplomacia del triunvirato y la sobria entereza del guerrero romano, sigue a esta escena un diálogo entre Agripa y Enobarbo. En él se exhibe la vana y vergonzante adulación de Lépido a sus cotriunviros, y la despedida de César a Octavia y Antonio, llena de falsas promesas y sentimientos vacíos que pronto serán revelados en su justo valor.

16El Ventidio shakesperiano carga con el peso de la experiencia de quien mucho ha vivido y mucho ha tratado con hombres en rangos superiores al suyo : desconfía de las recompensas por ganar y demasiado bien sabe que una victoria descollante solo le atraerá los recelos y la envidia de su capitán. Ya ha visto a Sosio perder el favor de Antonio por tener demasiado éxito y no se engaña respecto de la generosidad de espíritu del triunviro. Por tanto, explica a Silio cómo relatará a Antonio lo ocurrido en los más laudatorios términos : “humbly” (“humildemente”) le contará su victoria, lograda gracias a los estandartes de Antonio, a las legiones generosamente pagadas por este, y obtenida en su nombre, "that magical word of war" ("esa mágica palabra de guerra", III.i.30). Ante él ha de presentarse con la mayor modestia, y no hacerle un bien mayor que solo habría de ofenderle.

17Este Ventidio reservado, apartado de cualquier acción o decisión, humilde, cauteloso, effacé, que observa en silencio y únicamente actúa lejos de la atención de sus superiores, es un sugestivo contraste con Antonio ; es un hombre de hechos y actos, pocas y medidas palabras. No se permite las expansiones verbales de otros personajes. Su efectividad es evidente en la presentación : domina una sola escena y pone de manifiesto que han derrotado al hasta entonces invicto "horse of Parthia" ("caballo parto", III.i.33). En una obra que multiplica y despliega las imágenes de planetas, el firmamento, el océano y las dimensiones vastas ; en la que predominan las ideas de grandeza y magnificencia ; en la que se repite la palabra "world" ("mundo") cuarenta y dos veces (Spurgeon, [1935] 1965) ; y en la que Antonio es específicamente descripto como un ser sobrehumano, de escala casi divina, cuyas acciones influyen en el orden mismo del universo, esta breve entrada de Ventidio ofrece un contraste brutal con la inmensidad señalada en el resto de la obra.

18Ventidio, desde su llanura siria, se encuentra en una posición muy a propósito para ofrecer una mirada oblicua sobre Antonio. Se nos dice en la obra que Antonio es "the triple pillar of the world" ("el triple pilar del mundo", I.i.12), "the greatest soldier of the world" ("el más grande soldado del mundo", I.iii.38), "the star" ("la estrella", IV.xii.106), "the greatest prince o’ th’ world, the noblest" ("el más grande príncipe del mundo, el más noble", IV.xiii.54)… En este constante aluvión de elogios, un solo aspecto puede hacer que Antonio merezca censura : su amor por Cleopatra. No falla Antonio sino por las malas artes de la reina hechicera. Adán irreprensible, la tentación de Eva es lo único que lo disminuye, entorpece y castra. Sin embargo, en unas pocas palabras Ventidio nos recuerda otras miradas sobre Antonio : esa tan mentada grandeza militar suya es cuestionable, ya que sus lugartenientes han logrado más que él, por y para él ; su afamada largueza irreflexiva en la recompensa es al menos ocasional y parcial, y son testigos Sosio y el mismo Ventidio, cuya recompensa por sus logros militares es el caer en disfavor y ser desplazado del mando. El Imperator de Asia es un héroe de pies de barro.

19Por un momento, el Antonio de Shakespeare, como el de Plutarco, es profundamente criticable por sí mismo, y no por la influencia de otros en él. Si Plutarco emplea ochenta y tres apartados para demostrar la pequeñez espiritual de Antonio, Shakespeare lo logra en las cuarenta y una líneas de III.i. El elogiado Antonio, en todo el curso de la obra, no hace sino fracasar de forma estrepitosa una y otra vez, contra los demás y contra sí mismo : a pesar de ello, es alabado constantemente. Ventidio, en su modestia de legado, exhibe en un instante toda la capacidad, la eficiencia y el poder moral que a Antonio le faltan, reduciéndolo a su verdadera medida : un hombrecillo políticamente torpe, espiritualmente miserable, moralmente escandaloso, emocionalmente turbulento, históricamente sobrevalorado. Sus días de floreada gloria militar han quedado atrás, y no puede imitar a sus adorados Hércules y Alejandro sino en lo dionisíaco de sus borracheras. Este es el Antonio que encontramos en Plutarco, y en el lapso de una corta escena Shakespeare nos lo recuerda vívidamente.

20Evidentemente, existe un mayor interés dramático en elevar al héroe tanto como sea posible para que su caída sea un golpe de efecto proporcionalmente más sonoro. Sin embargo, Shakespeare no puede ni quiere permitirnos olvidar que las circunstancias históricas en que se basó para su construcción dramática distan mucho de representar a un Antonio semidivino. Aun restando la tendencia proyectada por una historia escrita por los vencedores –sus enemigos políticos–, a todas luces es posible discernir que Antonio fue un hombre cuya vida estuvo plagada de defectos personales y desaciertos militares. La breve participación de Ventidio permite alumbrar esta lectura divergente sin que ello vaya en detrimento de la efectividad dramática del protagonista ni de la calidad poética de la obra.

Todo por honor : la figura del soldado

21John Dryden publica en 1678 su muy celebrada obra Todo por amor, basada en la triste historia de los amantes Marco Antonio y Cleopatra, en abierto diálogo con varias de las fuentes mencionadas que le despertaban gran pasión : las obras de Shakespeare, Plutarco, Apiano y Dión Casio.

22Ventidio impresiona inicialmente como una imponente figura bélica. Serapio, que no lo conoce, repara en él por su porte marcial : "By his warlike port, / His fierce demeanour, and erected look, / He’s of no vulgar note" ("Por su porte marcial, su feroz conducta y erguida estampa, no es un hombre vulgar", I.97-99). Su aspecto remite plenamente al orgullo de la soldadesca romana. En adelante, Ventidio será descrito por amigos y enemigos en términos de su valor bélico : será "soldier" ("soldado") para Antonio (I.95), y "brave Ventidius" ("valiente Ventidio", IV.403) para Alexas, quien cita con admiración sus triunfos militares y lo insulta afablemente cuando se ve vencido en sus engaños por la llana honestidad y virtud del militar (III.429-431).

Amigo, padre, liberador, inferior

23Igual de sugerente es el tratamiento que Antonio da a Ventidio. En varias ocasiones el primero se refiere al segundo como a su superior, digno de respeto, admiración y temor a la vez. Es "ever [his] leader, even in death" ("siempre su líder, incluso en la muerte", V.85), y da poderosas razones para su influencia : su virtud, su amor verdadero, el nunca haber halagado falsamente le dan el derecho de reprender a Antonio, por lo que su presencia genera remordimientos en él (III.34-39).

24El poder de Ventidio sobre Antonio es tal, y tan beneficioso, que este se propone seguirlo como a su "deliverer" ("liberador", II.172). Más aún, en el Acto I Antonio alude a la edad avanzada de Ventidio, refiriéndose a él como a un hombre muy mayor ("poor good old man", "pobre y buen viejo", I.196) y llamándolo incluso "father" ("padre", I.204). Sorprende este detalle al reparar en la escasa diferencia de edad real entre ellos : las fuentes históricas apuntan el nacimiento de Ventidio hacia los años 90-91 a. C., y de Antonio en el 83 a. C. Por otra parte, cualquier preeminencia etaria resultaría irrelevante ante la evidente diferencia social y jerárquica entre ambos.

25No obstante, Antonio conoce claramente que no son pares, y utiliza esto como excusa para eludir la obligación de defender con acero el buen nombre de Cleopatra: "O that thou wert my equal; great in arms / As the first Caesar was, that I might kill thee / Without a stain to honour!" ("¡Ojalá fueras mi igual ; tan grande en armas como el primer César, para poder matarte sin mancha a mi honor !", I.240-242). El combate singular solo era posible entre iguales, y la lucha armada con un inferior habría sido un abuso de poder por su parte.

26Un elemento de irrealidad resulta llamativo en la caracterización del personaje ; más allá de la insistencia en su porte marcial y su valor, este nuevo Ventidio parece carecer de presencia física y material. Sus aportes a la escena son a menudo meros instrumentos para introducir a otros personajes. Cuando la acción invita a la interacción física con otros, su propósito se ve frustrado por la inmovilidad : en el Acto II no aparta a Charmion de Antonio, solo la mira con fijeza para alejarla ; únicamente sus palabras y miradas reconvienen a Antonio : "with contracted brows, looks frowning on" ("con el ceño fruncido, la observa, severo", III.32). Su presencia física, su porte, no se mencionan pasada la descripción de las primeras líneas, y solo se registran tres instancias de interacción física con otro personaje : Antonio.

Primer contacto: "Speak this, and this, and this" ("Di esto, y esto, y esto", I.384)

27El Acto I es la primera instancia de estos contactos físicos. Antonio se rinde ante la persuasión de su General, se convence de las nobles razones que este esgrime para apartarlo por su bien del lecho deshonroso de Cleopatra : lo abraza como demostración de afecto y propósito de enmienda. Dos viejos compañeros de armas se reconocen y se dan la bienvenida.

28Este gesto de Antonio es también una firme promesa por parte de un líder, que es a la vez un decepcionado amante que asume varios compromisos : abandonar a su concubina, disolver la alianza creada con Egipto, recuperar el mando de las doce legiones de la Baja Siria, nombrar a Ventidio como su lugarteniente, entablar combate con Octavio y limpiar su mancillado honor con la victoria o la muerte. En este intercambio de promesas, Ventidio asume su fiel servicio y la lucha por la defensa del honor de ambos y de la República. Este amor que se profesan de forma recíproca es el encuentro de ambos en un ideal heroico bélico, una visión idílica de la oscura y cruenta realidad marcial.

Segundo contacto: "Let go / My robe" ("Suelta mi túnica", III.43-44)

29Una segunda instancia de contacto físico sobreviene en el Acto III y sugiere con vigor el recuerdo de sucesos históricos previos a la acción. Antonio ha realizado una salida sorpresiva ante el sitio al que lo somete César Octaviano y regresa victorioso a celebrar el triunfo ; Ventidio lo interpela, lo advierte de su ruina definitiva y de lo efímero de su éxito, muestra el peligro inminente y ofrece su auxilio. La honesta virtud del viejo soldado resulta vergonzante para Antonio, quien trata de evitarlo, y se ve sujetado por la túnica o la toga. Escucha de labios de su compañero su antiguo título honorífico militar, "emperor", el Imperator latino dedicado a los generales victoriosos. Al no poder liberarse de la sujeción, Antonio se impacienta y lo impreca con violencia.

30¿Qué recuerdo ha disparado en la mente de Antonio este gesto de Ventidio, tan poco propio del carácter que había mostrado hasta el momento ? En las tres fuentes mencionadas por el mismo Dryden en su Prefacio, se recuerda el episodio de los Idus de marzo, el magnicidio de Julio César ocurrido el 15 de marzo de 44 a. C. : la sucesión de movimientos en escena sugiere la conexión. En esa ocasión, el conspirador Tilio Címber se aproxima a Julio César como peticionante en el Senado, y da la señal para el ataque tironeando la toga del líder para descubrir su cuello y ofrecerlo a los puñales de los conjurados ; César trata de protegerse con la ropa, cubriéndose la cabeza con ella en señal de abandono. Marco Antonio exhibe ante el pueblo los despojos de la misma prenda ensangrentada en el célebre discurso funeral de César, para servir como bandera de la revuelta. Liberatores es el nombre que tomaron los conjurados, y "my deliverer" ("mi liberador") es el apelativo que Antonio había utilizado para Ventidio en II.172 : Antonio reacciona ante el gesto y la advertencia con un destello violento de recuerdo atemorizado, y por un instante se siente en la piel de César, condenado y traicionado por sus amigos.

Tercer contacto : maestro y discípulo

31Las instancias de presencia física de Ventidio triangulan la obra, y la tercera ocasión complementa la primera. En el Acto V, la despedida y la muerte son plenamente carnales. Antonio se ve deshonrado en la derrota y necesita recuperar su buen nombre por medio de una autoinmolación valerosa, pero teme a la muerte : por eso acude a su general para que lo ejecute. Los ruegos son tan inútiles como las órdenes que pretende darle ; el desdichado imperator precisa que Ventidio lo sobreviva para limpiar su ultrajado nombre con el testimonio de su valentía. El intercambio remite a las últimas palabras de otro príncipe a las puertas de la muerte, junto a su amigo que ofrece morir con él ; aquí, Antonio y Ventidio en la pluma de Dryden resuenan con los ecos daneses de Hamlet y Horacio.

32Antonio, como Hamlet, suplica a su amigo que perviva para defender su honor después de muerto ; pero Ventidio no es Horacio. Para Horacio, el gesto de acompañar valientemente a su amigo hasta la muerte es más significativo que el acto concreto de morir ; su resistencia al pedido del Príncipe es breve y poco convincente. Para Ventidio, gesto es acto y palabra es acción : decidir la muerte es morir. No hay en él desvelo alguno por el renombre póstumo, que no es sino una consecuencia necesaria del ejercicio constante del honor a lo largo de la vida. Ventidio es el "antique Roman" ("antiguo romano") que Horacio pretende ser ; el "old true-stampt Roman" ("romano de antigua y verdadera estampa") que menciona Alexas en I.115. Así, para Ventidio es imposible sobrevivir, porque su lógica interna lo conduce necesariamente a la muerte. En la escasa oración fúnebre que le dedica, Antonio declara que la ignorancia permitió al viejo general conservar su valentía ; ¿son los libros los que hicieron cobarde a Horacio ? Ciertamente, no fueron ellos los culpables de la cobardía de Antonio.

33Aun así, Antonio necesita la ayuda de Ventidio para morir. La oferta de su cadáver como salvoconducto ante César es un insulto, y como disculpa ofrece un apelativo, "Roman" ("romano"), un estereotipo que los enorgullece. Una última súplica a quien ahora llama "friend" ("amigo") hace insostenible la negativa. Ventidio ha jurado morir por Antonio y junto a él, y se despide de su Imperator como de un igual, abrazándolo en un gesto especular que evoca al Acto I con un testimonio final de su lealtad inquebrantable de "old soldier" ("viejo soldado"). El engaño de la muerte es una demostración final de la verdadera naturaleza de un soldado romano.

34Esta escena recuerda la muerte de Eros en Antonio y Cleopatra IV.xiv ; y aunque Eros consta en los Dramatis Personae como "friend to Antony" ("amigo de Antonio"), no es sino un paje o sirviente militar, o incluso un liberto ; se vincula así con la muerte de Casio en Julio César. A Eros se le concede despedirse sólo verbalmente de "[his] dear master, [his] captain and [his] emperor" ("su querido señor, su capitán y su emperador", IV.xiv.12), como un señalado favor, en señal de la distancia jerárquica entre ambos. Eros no es par de Antonio, y apenas merece un adiós antes de cumplir con la obligación de servir a su superior incluso en la muerte. Mediante el suicidio demuestra su nobleza y valentía ante Antonio, quien solo entonces se reconoce polisémicamente aprendiz de Eros (IV.xiv.26).

35Distinto es el caso de Antonio en Todo por amor ; él no muere como un aprendiz del amor, sino como "the lag of honour" ("el rezagado del honor", V.87), apocado por el ejemplo de un hombre quien sin duda alguna es ahora su líder incluso en el acto de morir, y a quien declara, en contraste consigo mismo, amigo de la Muerte.

La sombra de Ventidio

36Resulta difícil, por tanto, explicar la insistencia en la relación familiar de Ventidio con la Muerte sumada a su relativa inmaterialidad ; aunque no abunda en las imágenes sensuales y motoras que encontramos en Antonio y Cleopatra, la obra Todo por amor no prescinde de las sensaciones y movimientos de sus personajes.

37Las fuentes históricas apuntan de nuevo datos sugestivos. Luego de su desfile triunfal en Roma, el 27 de noviembre de 38 a. C., Ventidio no es mencionado nuevamente por los historiadores ; este silencio hace suponer su pronta muerte, a la edad de cincuenta años al menos.

38No obstante la reorganización cronológica de la acción en razón de las unidades aristotélicas, Todo por amor debería datarse después de la batalla de Actium (2 de septiembre de 31 a. C.) y del cumpleaños de Cleopatra (comienzos de enero de 30 a. C.), en un lapso que abarca el cumpleaños de Antonio (14 de enero de 30 a. C.), su muerte (1.º de agosto de 30 a. C.) y la muerte de Cleopatra (alrededor del 12 de agosto de 30 a. C.). Por tanto, al comienzo de la acción han transcurrido unos ocho años desde la última mención histórica de Publio Ventidio. ¿Por qué Dryden, avezado clasicista, habría de introducirlo en Alejandría en 30 a. C. ? ¿Utiliza para ello "the privilege of a poet" ("el privilegio de un poeta"), como argumenta en el Prefacio para justificar la presencia de Octavia en Alejandría ?

39Ventidio en la Alejandría post-Actium no es un error ni un anacronismo. Es la sombra de alguien ya desaparecido, un guerrero ideal envejecido entre glorias y penurias en el campo de batalla, que se planta firmemente ante un protagonista abatido y decepcionado de la vida y el amor para despertar su instinto agonal e impulsarlo así a reivindicar su honor. Es un eco de otra Sombra : Antonio, como Hamlet, indolente en su desengaño, necesita la inspiración violenta de un viejo soldado y el recuerdo de su honor mancillado para volver a la vida. Ventidio es una sombra de las pasadas glorias de la República, que sólo puede tocar a Antonio porque nadie queda sino Antonio para rememorar aquellos viejos buenos tiempos ; el mismo que tironea de su Imperator para recordarle cuán transitorias son las glorias del mundo. Ventidio busca reconciliarlo con un viejo amigo convertido en traidor y con una esposa desdeñada para demostrarle que, como audaz y honorable guerrero, o como astuto político, aún puede salvarse : pero la debilidad de carácter y los irracionales serpenteos gubernamentales lo condenarán.

40Ventidio, viejo paladín de la República, es el único rostro que puede recordarle a Antonio la vieja guardia que morirá con él en Alejandría, arrollada por la maquinaria imperial de César Octaviano. Ventidio, como el rey Hamlet, se asoma desde más allá de la muerte para ofrecer un último bastión de resistencia y despedir a su pesar una era acabada.

Ventidio, uno y múltiple

41Publio Ventidio, vencedor de los partos, se resiste aún a sumirse en el completo olvido. Victorioso en vida, su renombre persiste en el múltiple rostro que la historia y la literatura le han concedido. Su huella pervive en la anotación incidental de Plutarco, las notas de color de Plinio, la reivindicación de Aulo Gelio, la entretenida narrativa de Dión Casio, las invectivas de Cicerón, el minucioso detalle de Apiano, el pragmático anecdotario de Frontino, la resignada marcha triunfal de Shakespeare, el melancólico alegato contrastivo de Dryden… Cautivo piceno, glorioso héroe romano y olvidado veterano : sus variados aspectos han sido inspiración para plumas inmortales que escribieron y recrearon el devenir de los pueblos para iluminar, en una historia, todas las historias.

Haut de page

Bibliographie

Appian (1913). The Roman History. Loeb Classical Library, Harvard University Press. Traducción de Horace White. En <http://penelope.uchicago.edu/‌Thayer/E/‌Roman/‌Texts/Appian/home.html>, última visita : 25/06/08.

Aulu-Gelle (1920). Oeuvres complètes d’Aulu-Gelle. Garnier Frères. Traducción de M. Charpentier y M. Blanchet. En <http://remacle.org/bloodwolf/‌erudits/‌aulugelle/index.htm>, última visita : 25/06/08.

Cassius Dio (1927). Roman History. Loeb Classical Library, Harvard University Press. Traducción de Earnest Cary. En <http://penelope.uchicago.edu/‌Thayer/E/‌Roman‌/Texts/‌Cassius_Dio/ home.html>, última visita : 25/06/08.

Dryden, John (2000). All for Love. Project Gutenberg. En <http://www.gutenberg.org/‌etext/‌2062>, última visita : 27/09/08.

Flavius Josephus (1895). The Works of Flavius Josephus. John E. Beardsley. Traducción de William Whiston, A. M. Auburn and Buffalo. En <http://www.perseus.tufts.edu/Hopper/‌text.jsp?doc=Perseus:text:‌1999.01.0146:book‌=14:‌section=390>, última visita : 25/06/08.

Frontinus (1925). The Strategemata. Loeb Classical Library, Harvard University Press, 1925. Traducción de Charles E. Bennett. En <http://penelope.uchicago.edu/Thayer/E/Roman/‌Texts/‌Frontinus/‌Strategemata/‌home.html>, última visita : 25/06/08.

Granville-Barker, Harley y Harrison, G.B. (comp.) (1952). Introducción a Shakespeare. Buenos Aires, Emecé Editores. Traducción de María Antonia Oyuela.

M. Tullius Cicero (1903). The Orations of Marcus Tullius Cicero, literally translated by C. D. Yonge. Londres, George Bell & Sons. En <http://www.perseus.tufts.edu/‌cgi-bin/ptext?‌lookup=Cic.+Phil.+12.23>, última visita : 25/06/08.

Pliny (s/f). The Historie of the World. Commonly called, The Naturall Historie of C. Plinius Secundus. Traducción de Philemon Holland. En <http://penelope.uchicago.edu/‌holland/‌index.html>, última visita : 25/06/08.

Plutarch (1875). Shakespeare’s Plutarch : being a selection from the lives in North’s Plutarch which illustrate Shakespeare’s plays. Londres, Macmillan and Co. En <http://www.perseus.tufts.edu/‌cgi-bin/ptext?lookup=Plut.+Ant.+1>, última visita : 25/06/08.

Plutarco (1847). Las Vidas Paralelas de Plutarco. París, Librería de A. Mézin. Traducción de Antonio Ranz Romanillos.

Seaver, James (1952). "Publius Ventidius. Neglected Roman Military Hero." The Classical Journal, vol. 47, No. 7 (Abril 1952), pp. 275-300. En <http://www.jstor.org/pss/‌3293406>, última visita : 25/06/08.

Shakespeare, William (1997). The Tragedy of Antony and Cleopatra. World Library, Inc. and Project Gutenberg. En <http://www.gutenberg.org/etext/‌1130>, última visita : 25/06/08.

Shakespeare, William (2002). Hamlet, ed. Cedric Watts. Kent, Wordsworth Editions Limited.

Spurgeon, Caroline ([1935] 1965). Shakespeare’s Imagery and What It Tells Us. Cambridge, CUP.

Haut de page

Notes

1 Publius Ventidius. Aclara Seaver (1952) que fue llamado Publius Ventidius Bassus por Aulo Gelio, Eutropio y Rufio Festo ; tal vez haya sido para distinguirlo de Ventidio Cumano, procurador de Judea del siglo I d.C.

2 Seaver (1952) estima que su puesto no excedía el de un centurión durante las guerras galas, y es por ello que no recibe mención en los Comentarios.

3 Véase Attwater A.L., "Las fuentes de Shakespeare", en Granville-Barker y Harrison (1952).

4 Plutarco obvia recordar que Ventidio había ganado su honroso renombre ya bajo Julio César.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Verónica Rafaelli, « Publio Ventidio Baso, en los márgenes de la historia y la literatura », TRANS- [En ligne], 17 | 2014, mis en ligne le 24 février 2014, consulté le 22 juin 2017. URL : http://trans.revues.org/962 ; DOI : 10.4000/trans.962

Haut de page

Auteur

Verónica Rafaelli

Es Traductora Pública Nacional en Lengua Inglesa por la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, Universidad Nacional de La Plata, donde cursa actualmente estudios en la Maestría en Literaturas Comparadas. En la misma universidad se desempeña como Auxiliar Docente en la cátedra de grado Traducción Literaria 1 (Inglés), investigadora en formación del Centro de Estudios de Literaturas y Literaturas Comparadas (CeLyC) del Instituto de Investigaciones en Humanidades y Ciencias Sociales (IdIHCS).

Haut de page

Droits d’auteur

Tous droits réservés

Haut de page